Nuestros tratamientos

Endodoncia

 

Gracias a la endodoncia podremos conservar los dientes y su función afectados caries avanzadas

  • OTRAS ESPECIALIDADES

  • La Endodoncia es la parte de la odontología que se encarga del tratamiento de las patologías que afectan al tejido pulpar del diente. Se basa en la extracción del paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el interior del diente y es el causante del dolor dentario. Con la endodoncia (también llamada desvitalización dentaria o tratamiento de conductos radiculares) conservamos los dientes y su función.

    La gran mayoría de la patología pulpar se debe a caries profundas, que alcanzan el nervio y lo infectan, provocando inflamación y dolor intenso. En otras ocasiones la afectación pulpar se produce crónicamente (p.ej. por un traumatismo), provocando la necrosis del nervio, pudiendo ser indolora y poniéndose de manifiesto por la presencia de una fístula en la encía por la que drena la infección.

    Los objetivos del tratamiento endodóntico son:

    1. Limpiar el/los conductos radiculares de bacterias, tejido infectado y necrótico, etc. con el fin de dejar el conducto lo más aséptico posible. Nunca se conseguirá que sea totalmente estéril, ya que solamente se puede tratar el conducto principal de cada raíz y no los numerosos conductos accesorios inaccesibles a la instrumentación biomecánica, aunque se utilicen las modernas técnicas de instrumentación rotatoria y los localizadores de ápices para determinar la longitud de la raíz.
    1. La obturación del conducto radicular con un material antiséptico para tratar de eliminar completamente las bacterias remanentes. Hay que rellenar completamente el conducto radicular, condensando el material ajustándolo a la longitud de la raíz y respetando la morfología original del conducto.
    1. Conseguir el sellado del tercio apical y del resto del conducto, para favorecer la reparación biológica y evitar la reinfección. Es fundamental la máxima asepsia en el tratamiento endodóntico, para evitar la contaminación del conducto radicular que estamos tratando con las bacterias del medio bucal. Para ello, es imprescindible el aislamiento del campo operatorio con el denominado “dique”.

    La endodoncia se realiza con anestesia local y es un tratamiento completamente indoloro.

    Generalmente, se realiza en una sola sesión, excepto en aquellos casos en que haya supuración o sangrado pulpar.