Nuestros tratamientos

Cerámicas sin metal

 

Se pueden realizar prótesis dentales que imitan fielmente la tonalidad y translucidez del esmalte.

  • OTRAS ESPECIALIDADES

    [/cmwizard]

  • GALERIA DE CASOS

      Como el resto de técnicas odontológicas, las prótesis dentales también han sufrido una enorme transformación, buscando siempre tanto una mejora en la estética como en la biocompatibilidad.

      En los últimos años, la aparición del Zirconio como material restaurador ha dejado obsoletas las prótesis de metalcerámica, que presentaban el inconveniente de tener que opacificar el metal de su interior, perdiendo la translucidez del diente natural.
      La alta transparencia del Zirconio, así como la posibilidad de colorearla con la tonalidad individual del diente del paciente, dota a la prótesis dental de un aspecto estético agradable e idéntico al diente natural. Debido al color claro del Zirconio, no aparece una pigmentación negra en el margen gingival cuando se produce la retracción de la encía condicionada por la edad, como sucede frecuentemente en el caso de las prótesis dentales con núcleo metálico.
      Este material, resistente al ácido y exento de poros, impide la absorción de sustancias nocivas y permite una limpieza rápida y fácil. La excelente precisión del ajuste, así como las notables características de elaboración de este material, garantizan una agradable sensación de comodidad en la boca.
      Según análisis científicos, el Zirconio, no produce ninguna alergia ni muestra ningún tipo de incompatibilidad con la cavidad bucal. Por otra parte, es especialmente biocompatible con la mucosa y los tejidos, y protege la pulpa dental, ya que conduce el calor y el frío más lentamente que las prótesis de metal.

      La tecnología informática de última generación, permite escanear el modelo obtenido de la medida tomada al paciente, y diseñar la prótesis a realizar. Finalmente, la unidad de fresado robotizada realiza la prótesis de Zirconio sin el más mínimo error.